Cada dia es mas evidente.

La colaboración entre la seguridad privada y la Policía y la comunicación de los empresarios sobre cualquier elemento sospechoso, claves. Policía y empresarios coinciden en un gran descenso de los robos en polígonos.Los polígonos cordobeses se han convertido en los últimos años en las zonas más seguras de la ciudad

En más de un 50 por ciento se podría cifrar la bajada de robos en los polígonos industriales de la capital cordobesa en comparación a la situación de hace unos seis o siete años, según un cálculo inicial realizado ayer por el presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono Industrial de Las Quemadas (Quemasem), José Antonio Piedra.

Tanto es así, que el propio Antonio Valdivia, delegado de Participación Ciudadana en la Comisaría de la Policía Nacional de Córdoba, consideró que la delincuencia en estas zonas «es mínima, muy escasa», si bien no pudo aportar cifras al respecto.

La razón de este vuelco se debe, en palabras de Piedra a que «se produjo un antes y un después» de la decisión adoptada por el entonces comisario Federico Cabello de Alba, quien «nos atendió por fin, comprendió el problema y entre él y nosotros montamos un protocolo de actuación que está demostrando desde entonces su eficacia». Ese formulismo consiste en reuniones periódicas, prácticamente mensuales, en las que empresarios y Policía estudian la situación, «y, en caso de detectar un aumento de las incidencias, reforzar los dispositivos», como ocurrió, por ejemplo, en 2009 y 2011 tras una oleda de robos ocurrida en marzo y diciembre, respectivamente.

Por supuesto, se constata también una mayor presencia policial, tanto de la Local como de la Nacional, por las calles de los seis polígonos existentes en la ciudad —Las Quemadas, Amargacena, Torrecilla, Chinales, El Granadal y Quintos-Aeropuerto— y una mayor implicación de las fuerzas del orden y de seguridad.

Así, al menos, lo estimó el presidente de los empresarios de Quintos-Aeropuerto, José Quintana Campaña, quien se sorprendió muy gratamente cuando «no hace mucho me llamó personalmente el comisario para conocer de primera mano la situación en nuestro polígono; se nota que algo ha cambiado en el ambiente y la seguridad es mayor».

«Cualquier situación rara o sospechosa que podamos ver, ya sea un vecino, una empresa o un transportista, de inmediato lo comunicamos y se actúa», abundó José Antonio Piedra.

Otro punto muy importante que ha permitido reducir a sus mínimos los robos en zonas industriales es la «excelente» colaboración entre la Policía Nacional y las empresas de seguridad privadas. Una cuestión que se ha dejado notar en las grandes áreas industriales como Las Quemadas y Amargacena, que por su extensión y por el mayor número de entradas y salidas se hacía complicado su control.

Colaboración fructífera

«También con la Unidad de Seguridad Privada mantenemos reuniones periódicas y abundantes y con todos ellos contamos con una colaboración magnífica», explicó el inspector Valdivia. Además, estas actuaciones se refuerzan en épocas determinadas, como la campaña de Navidad, «que es cuando los almacenes están repletos de material para remitirlos a las tiendas para su venta», o también durante las fiestas, que es cuando más baja la actividad en los polígonos.

De igual modo, la seguridad privada en Las Quemadas se liga con la proximidad de Rabanales 21, «con quienes también hemos mantenido reuniones para paliar sus problemas». Fue el caso de robo de cableado eléctrico el pasado año que finalmente se ha resuelto por parte de la Gerencia del parque tecnológico retirando los cables hasta que no se cubra con empresas las zonas ya urbanizadas.

Sin embargo, José Quintana, que tiene un pie en Quintos y otro en Las Quemadas, destacó que en el aeropuerto apenas hay contratada seguridad privada y se ha notado la bajada de la delincuencia, mientras que en Las Quemadas hay empresas privadas encargadas de la vigilancia desde hace años y los robos se producían entonces. «Creo que es más bien la actuación polcial que ha mejorado bastante», incidió.

A pesar de este ambiente de seguridad, Quemasem no quiere relajarse y acaba de solicitar a la Policía Nacional unirse a la campaña abierta desde el Ejecutivo central y que se presentó ayer en Córdoba para sensibilizar y concienciar a distintos colectivos de la necesidad de denunciar cualquier hecho delictivo que se produzca en su entorno, según apuntó, por su parte, el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado.

Fuente: abcdesevilla.es

A %d blogueros les gusta esto: