El Centro de Menores infractores de Sograndio (Oviedo) releva al vigilante tras la fuga de dos internos.

internos-logranLas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad buscan a dos internos del centro de menores infractores de Sograndio que lograron escapar el jueves por la tarde tras protagonizar una fuga de película, con sábanas entrelazadas para escalar y salto de una valla de casi seis metros incluido.

Se trata de dos chicos que han cumplido la mayoría de edad pero se encuentran cumpliendo medidas de internamiento en Sograndio por delitos de lesiones y robo con fuerza cometidos cuando eran menores. Además, se da la circunstancia de que uno de ellos ya se había fugado cuando estaba de permiso y fue detenido este lunes por la Policía Nacional y trasladado al centro.

Según explicaron a este periódico testigos de la espectacular huida, los jóvenes se las habían apañado para dejar unas sábanas entrelazadas atadas a la reja de la ventana de una habitación. Dejar las sábanas colgando de la ventana se vería desde el patio, así que agudizaron el ingenio para atar unos cordones de zapatos a la tela. De este modo, tirando de ellos desde el patio, podrían desplegar la sábana, trepar hasta la ventana, y una vez en altura ir saltando de ventana en ventana hasta alcanzar la más próxima a la valla del perímetro de seguridad y deslizarse por ella. Así lo hicieron.

El jueves, pasadas las seis de la tarde, los llevaron al patio del centro para hacer deporte. Una vez allí, se acercaron a la ventana, tiraron de los cordones y desplegaron la sábana. Con mucha habilidad lograron trepar hasta la ventana y desde ahí saltaron hasta la valla, de entre cinco y seis metros. Se fugaron en un suspiro.

Además, un tercer interno intentó escapar sirviéndose del material que dejaron los otros. No lo consiguió. El episodio tuvo lugar durante el traslado de seis internos desde el módulo terapéutico hasta las habitaciones convencionales, la sábana no había sido retirada y uno de los chicos intentó trepar por ella, después de propinarle unas patadas al vigilante.

Por su parte, fuentes de la Fiscalía de Menores del Principado aseguraron que se trata de un caso “excepcional” y que se están poniendo todos los medios para localizar al chico que aún permanece fugado. La semana pasada un vigilante de seguridad abortó el intento de fuga de un interno que también trataba de abandonar Sograndio trepando por la valla.

Fuente: lne.es