¿Estará ya cerca el adiós al mal trago de los arcos de seguridad en los aeropuertos?.

control aeropuertoUna de las principales barreras a la hora de viajar en avión es el contratiempo que supone hacer cola con el equipaje de mano, sacar los dispositivos electrónicos, quitarse en ocasiones los zapatos, el cinturón, sacar las monedas y hasta ser cacheado. Con toda la pérdida de tiempo que además supone este tedioso proceso.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA)  ha dado a conocer en Singapur una maqueta con el proyecto conocido como el «Punto de Control del Futuro». La escena futura recuerda al filme «Desafío Total», en el que Arnold Scwazenegger cruzaba un pasillo de seguridad que identificaba rápidamente una pistola y hacía saltar las alarmas.

Los pasajeros revivirán esta secuencia de ciencia-ficción en un futuro en el que tendrán que atravesar un arco de seis metros de largo en el cual serán inspeccionados para comprobar que no portan sustancias prohibidas o armas.

El sistema está conformado por un «cóctel» de escáneres que exploran rápidamente los zapatos y el equipaje de mano para comprobar la presencia de líquidos y explosivos.
«Los pasajeros deben acceder a la puerta de embarque con dignidad», reconoció el director general de IATA, Giovanni Bisignani.

Las aerolíneas están buscando formas de recuperar a los pasajeros que se han dejado intimidar por las medidas de seguridad de los aeropuertos, a menudo irritantes, y que han optado por viajar en tren, barco o automóvil. De esta forma, la institución planea recuperar parte de las pérdidas registradas en el sector este año.

En el prototipo de la IATA, los pasajeros se clasificarán en base a los resultados de una evaluación de riesgo llevada a cabo por los gobiernos y que se implementará en el pasaporte a través de un chip. Los pasajeros «de bajo riesgo» podrán atravesar el área de control más rápido, aligerando así el promedio actual de 35 minutos. Los pasajeros «de alto riesgo» serán sometidos a una inspección completa del cuerpo mediante los escáneres.

Un obstáculo para el mecanismo propuesto por IATA es que los gobiernos pueden ser reacios a compartir información sobre los pasajeros de fondo, según ha reconocido Ron Noble, secretario general de Interpol, la agencia policial internacional con sede en Francia.
El sistema podría comenzar a ser implementado en los aeropuertos en un plazo de cinco años.

Filtro de pasajeros
En Estados Unidos, la Agencia de Seguridad en el Transporte ha trabajado en los últimos seis meses en un sistema con el que diferenciar a los pasajeros según el nivel de riesgo, reduciendo así los controles innecesarios. El programa piloto se iniciará este mismo año para permitir que los pasajeros que viajan con frecuencia sufran el mínimo número de controles.

«El uso únicamente de la tecnología no es la solución», dijo Elyezer Shkedy, director ejecutivo de «El Al Israel Airlines». «Uno siempre debe cambiar su forma de defenderse. De lo contrario, los terroristas encuentran los puntos débiles», advirtió.

Fuente: La Razon.es