Los vigilantes de Porta Nova estudian demandar al Ayuntamiento

Los vigilantes de seguridad del centro comercial Porta Nova y el recinto FIMO estudian demandar al ayuntamiento por daños y perjuicios al fallar éste en encontrar una empresa que se haga cargo del servicio en ambos lugares.

Cuatro intentos fallidos
El ejecutivo de Jorge Suárez ha intentado hasta en cuatro ocasiones licitar el servicio de vigilancia en Porta Nova y FIMO. Según el propio regidor se debe a que “los costes del contrato no se ajustan a la oferta que ofrece el Concello”. Suárez se comprometió a reevaluar los precios, aunque la condición de que el período temporal pueda variar en caso de encontrar a un contratista mayoritario que quiera unificar el servicio en todas las dependencias municipales hace más complicada la labor.

Los trabajadores, mientras tanto, continúan cobrando por debajo de lo que deberían y ya sin esperanzas de recuperar su antiguo empleo.

Amplía la noticia en diferentes medios: