Los vigilantes de Segur Ibérica de FIMO y Porta Nova podrían iniciar un encierro en breve

 

Vigilantes de seguridad durante la asamblea celebrada en Porta Nova | j.meis

El conflicto de los vigilantes de seguridad que el Concello tiene adjudicado a Segur Ibérica en FIMO y Porta Nova se ha acelerado desde que el juzgado Mercantil de Madrid aprobó hace dos días la disolución definitiva de la empresa con el consiguiente despedido de todos sus empleados.
Una situación que apremia al Concello para conseguir que alguna empresa se haga con estos servicios y subrogue a los doce vigilantes que trabajan en estas instalaciones municipales. El gobierno local ya abrió dos procedimientos, uno abierto –que quedó desierto– y otro negociado en el que tampoco se pudo llegar a un acuerdo con ninguna firma por un desajuste de última hora en el número de personal subrogable.
Una tercera vía que se intentó desde el consistorio fue la cesión de las unidades productivas por parte del administrador concursal a otras empresas, pero la propuesta tampoco pudo llevarse a cabo por las cargas que Segur Ibérica pudiese tener con la Seguridad Social o Hacienda, tal y como explicó el portavoz del gobierno local Álvaro Montes. “A unidade de Contratación e a de Intervención están a traballar para buscar unha saída”.
El edil de Ferrol en Común señaló que en conversaciones con responsables de la empresa y con el administrador único, se baraja que sea el 10 de agosto cuando Segur Ibérica deje de prestar cualquier tipo de servicio de forma definitiva.

Protestas
Esto deja al ejecutivo ferrolano un margen de apenas 5 o 6 días hábiles para conseguir que una empresa se haga cargo del servicio de forma temporal, pues la intención del gobierno es sacar un procedimiento abierto y armonizado para que una sola empresa de seguridad se haga cargo de todas las dependencias municipales. Mientras tanto, los afectados han decidido llevar a cabo medidas de presión para que los responsables del Concello agilicen los trámites.
En una asamblea celebrada en el centro comercial Porta Nova, una parte de los vigilantes acordaron realizar un pequeño encierro y repartir octavillas en las instalaciones, así como llevar a cabo una concentración delante del palacio municipal. Además, como último recurso, explicaron ayer representantes sindicales, los trabajadores están dispuestos a realizar un encierro en el propio consistorio.

Fuente: diariodeferrol.com