Muere un Vigilante de Seguridad, por el disparo de su arma.

Un varón de 35 años perdió ayer la vida tras un disparo realizado al parecer con su arma reglamentaria dentro de las instalaciones del Museo Sefardí de la capital regional. Y es que, el joven trabajaba como vigilante de seguridad de este centro cultural muy visitado en Toledo, que depende del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
El suceso tuvo lugar a primera hora de la tarde de ayer viernes, lo que causó una gran consternación entre los propios compañeros de este hombre y que también desempeñan su trabajo en estas dependencias de la ciudad.
Fuentes cercanas a la investigación de los hechos aseguraron ayer a este diario que ha quedado, en principio, descartado desde un primer momento que pudiera haber participado alguna persona más en este suceso en el que el trabajador del museo acabó falleciendo.
Así las cosas, hasta la Sinagoga del Tránsito, en el barrio de Santo Tomé, se desplazaron en la tarde de ayer viernes una patrulla de efectivos de la Policía Nacional y también de la Policía Local de Toledo.
De igual modo, acudieron hasta la zona, que habitualmente es muy transitada por un gran número de turistas que visitan el Museo Sefardí y también el cercano Museo del Greco, sanitarios del servicio de emergencias 112 de la comunidad de Castilla-La Mancha tras recibir el aviso pasadas las tres de la tarde. No obstante, no pudieron hacer nada por salvar la vida de este joven vigilante de seguridad.