Ralons: Seguridad Integral puede quebrar por culpa de los sindicatos, que acusan al grupo de «chantaje».

Intersindical, UGT, CC.OO y USO cargan contra la empresa canaria. La compañía dice que negocia la venta de activos a Sinergias de Seguridad, «que paga salarios de 700 euros». Hay afectadas 1.500 familias.

La filial de Ralons especializada en la vigilancia privada, Seguridad Integral Canaria, advirtió el viernes que si tiene que a una suspensión de pagos es producto de la negativa a aceptar sus tesis su plantilla. La mano de obra que tiene la empresa, 1.500 empleados, rechaza formar parte de la sociedad Sinergias de Seguridad por interpretar que es una «marca blanca». En un comunicado, se apunta que el futuro de los empleos dependen de los sindicatos.

Intersinsical, USO, UGT y CC.OO. se mantienen unidos para afirmar que la plantilla de la filial de Ralons cobra 700 euros al mes de media y que «ya están en precario y en el umbral de la pobreza».

Sobre que peligran los salarios, los representantes de los trabajadores indican que en Tenerife llevan «dos meses sin cobrar». No rechazan pasar a otras empresas del sector salvo a aquellas que tienen la costumbre de: «cumplir con las sentencias, los acuerdos y el convenio del sector».

Agenda

El comunidado de Ralons no era casual: anunciaba que este fin de semana el presidente de los canarios, Fernando Clavijo, mantenía un encuentro con la plantilla de la empresa, que en Canarias tiene negocios como la comercialización de BMW o negocios vinculados al mantenimiento de hoteles o servicios públicos en UTE con FCC en áreas turísticas como Maspalomas, entre otros. Sin embargo, las centrales sindicales aseguran que eso es «mentira» porque se ha anulado dicho encuentro.

Ralons quiere dejar el negocio de la vigilancia y concentrarse en actividades como la tecnología o seguridad digital. Para ello, apuesta por mandar a la plantilla a trabajar a Sinergias de Seguridad con la que está negociando la venta de activos. En el comunicado del viernes, se lanzó un mensaje a la plantilla: «La empresa confía en que los trabajadores animen a los representantes sindicales a velar por los verdaderos intereses del colectivo afectado».

Pero los trabajadores dicen: no importa la empresa porque no se fían. La plantilla denuncia que hay empleados que tienen que recurrir a benefiencia a buscar comida. Porque los precios de los servicios que ofrece son muy baratos y la empresa después no tiene cómo pagar a los empleados. Salarios, entre otros, de 738 euros.

Transitar a otro operador

La participada de Ralons tiene problemas porque para cobrar sus servicios porque no está al día en seguros sociales e impuestos. Como tiene problemas para obtener liquidez, y los clientes del sector privado no generan suficiente masa monetaria, no puede afrontar sus pagos de forma regular.

«Esta alternativa, aceptada ya por administraciones públicas de rango estatal e insular, consiste en que los trabajadores sean subrogados transitoriamente por otra empresa hasta que en los primeros meses de 2018 el Gobierno autónomo resuelva los concursos para adjudicar los servicios hasta ahora prestados por SIC», apunta el comunicado de la filial de Ralons.

SIC sostiene que es viable su fórmula de ceder contratos públicos «a Sinergias de Vigilancia y Seguridad, hasta que, culminado el periodo transitorio mientras se resuelven los nuevos concursos, haya una adjudicación definitiva a alguna de las empresas que concurran».

Sinergias, «marca de Ramírez»

Las centrales Intersinsical, USO, UGT y CC.OO. han denunciado este fin de semana el «presunto chantaje» de Seguridad Integral Canaria a la plantilla de la empresa por afirmar que irá a la concursal por culpa de los sindicatos. De otro, denuncian que la empresa con la que negocia, Sinergias de Seguridad, es una empresa cuya marca «está registrada» a nombre el presidente de la filial de Ralons, Miguel Ramírez, en su momento.

Los sindicatos han lamentado que la compañía de seguridad canaria haya desvelado un encuentro con el presidente de los canarios, Fernando Clavijo, cuando ese encuentro se ha suspendido. La tesis de SIC es para los sindicatos un «presunto chantaje».

Fuente: abc.es/canarias