Tres millones de licencias de armas. España armada

Más de 8.500 personas tiene la licencia de armas tipo B, que les permite portar un arma de fuego en cualquier momento y todo el territorio nacional.

Tres millones de licencias de armas permanecen en manos civiles. Es decir, hay más de 8.500 ciudadanos con permiso para ir armados por la calle. Se trata de las licencias de armas tipo B, para autodefensa, de las que suelen disponer gremios como los joyeros o armeros, y algunos políticos de renombre retirados, entre otros. De acuerdo con la legislación vigente, es la Guardia Civil quien otorga licencias permite portar armas cortas de fuego.

Sin embargo, la Asociación Nacional del Arma (ANARMA) denuncia que dicha adjudicación es totalmente arbitraria, “algunos casos son justificados, como armeros o joyeros, pero hay otros como deportistas, famosetes, ex policías y políticos”, afirma Daniel Álvarez, responsable de comunicación de ANARMA. Además, es el único caso en que los usuarios no necesitan hacer pruebas teóricas o prácticas para obtenerla. Los joyeros, por su seguridad, han preferido no hablar y confirmar que tienen un arma delante de una cámara.

Además de armeros o joyeros, también las tienen deportistas, ex policías, políticos y famosos

 Si miramos los últimos datos proporcionados por el Ministerio de Interior, que datan de 2015, el mayor número de licencias corresponde a loscazadores. Se trata de las de tipo D y E, para armas largas rayadas de caza mayor y escopetas respectivamente. Otro caso particular es el de los vigilantes de seguridad. Se trata de la licencia de tipo C y sólo tienen validez durante el tiempo de prestación del servicio. El arma, una vez terminada la jornada laboral debe ser depositada en el armero de la empresa u organismo encargado.

Si lo comparamos con otros países , el número de armas en España es relativamente bajo. La mayoría de usuarios con los que hemos hablado insisten en el carácter restrictivo de la legislación española sobre las armas. Aún así no es complicado conseguir una en el mercado negro.

Fuente: lavanguardia.com