Un sindicato de la Policía Nacional vincula el reciente motín de menores en Valle Tabares a fallos en la seguridad

La Confederación Española de Policía ha expresado este martes su preocupación por lo ocurrido el jueves de la semana pasada en el centro de menores con medidas judiciales  de  Valle Tabares , en el que se amotinaron 17 chicos, un suceso en el que, según la asociación policial, se evidenció fallos en el sistema de seguridad del centro.

Según la CEP, no es la primera vez que ocurre un incidente de este tipo y señala que esta vez tuvieron que intervenir unidades policiales de las comisarías de La Laguna y de Santa Cruz para poder sumar efectivos y hacer frente a la situación. Aun así, indican, fue complicado por las características del terreno exterior.

La misma organización recuerda que el servicio de seguridad y protección interno está adjudicado a una empresa de seguridad privada, además de las funciones establecidas para el personal educativo, y considera que es con ellos con los que se debe empezar a trabajar y establecer un protocolo de actuación, rápido y acorde a la situación actual, revisable cada cierto tiempo.

Entiende la confederación policial que es así como se podrán afrontar situaciones como la ocurrida el pasado día 28 de diciembre con la máxima celeridad, “minimizando los riesgos para todos al mínimo”.
En el año 2012, hubo varios altercados en el centro, y en el 2015 la sala teca fue escenario del inicio de otra sublevación. “Cuando pensábamos que la situación se había normalizado permanentemente, resurgen de nuevo los problemas y nos muestran un escenario de preocupación que este sindicato policial escudriñará para la seguridad de todos”, agrega la nota.

Fuente: eldiario.es