Veinte detenidos, entre ellos el administrador de una empresa, por venta de contratos y nóminas falsas en Tenerife.

PoliciaAgentes de la Policía Nacional adscritos a la Brigada Provincial de Extranjería, Grupo I de la Unidad Contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (U.C.R.I.F) de Santa Cruz de Tenerife, con la colaboración de la Inspección de Trabajo en Santa Cruz de Tenerife y la Tesorería Provincial de la Seguridad Social.

En el marco de la Operación denominada Piedra, han procedido a la detención de 20 personas de edades que oscilan entre los 25 y 41 años como presuntos autores de los delitos de falsedad documental y contra la hacienda pública y la seguridad social.

Las investigaciones se iniciaron a finales del año 2013 en colaboración con la Inspección de Trabajo en Santa Cruz de Tenerife y la colaboración policial en relación a la detección de una empresa dedicada a la venta de contratos y nóminas fraudulentas.

El fraude consistía en la ‘compra’ de contratos fraudulentos por parte de ciudadanos, principalmente extranjeros, para su posterior utilización con el fin de regularizar su situación administrativa, todo ello facilitado por una empresa real y dedicada al sector servicios, concretamente controles en accesos en comunidades de propietarios e infraestructuras hoteleras, vendiendo contratos y nóminas previo pago de diversas cantidades que oscilaban entre los 1.000 y los 1.500 euros por contrato, así como 400 euros por nómina y mes, cantidad abonada por los falsos trabajadores con la finalidad de seguir dados de alta en la Seguridad Social.

El principal investigado, administrador único de la empresa, J.J.A.D. vendía dichos contratos a diferentes precios, en función de la duración del mismo o si se trataba de media jornada o jornada completa, o bien si era para formalizar trámites en extranjería conducentes a su regularización en territorio nacional.

El uso de los contratos y nóminas simuladas emitidas por el empresario y el alta en la Seguridad Social, permitía a sus compradores demostrar ante la Oficina Única de Extranjeros de la capital tinerfeña una relación laboral lo suficientemente duradera para obtener las renovaciones de sus situaciones administrativas en España.

El empresario también vendía sus contratos y nóminas a ciudadanos españoles quienes demostraban con sus altas en la Seguridad Social una serie de días cotizados que les permitía percibir las prestaciones y subsidios por desempleo acordes a los días que habían cotizado.

Los beneficios obtenidos fueron de aproximadamente de 59.000 euros, 29.000 euros en beneficios por la venta de contratos y nóminas, y 30.000 euros de beneficios por el cobro de prestaciones o subsidios.

Los detenidos en unión al atestado instruido fueron remitidos a la Autoridad Judicial.

Fuente: diariodeavisos.com