Vigilante de Seguridad profesión de alto riesgo.

La localidad barcelonesa de L’Hospitalet de Llobregat sigue sumida en un peligroso espiral de inseguridad y violencia. La estación municipal de la Renfe, una de las más grandes y concurridas de toda Cataluña, se ha convertido, en los últimos tiempos, en el creciente epicentro de los más variopintos incidentes para desesperación de usuarios, vecinos y trabajadores de la zona.

Si hace apenas unas semanas, en pleno mes de Agosto, una monumental trifulca de madrugada entre los vigilantes de seguridad de Prosegur y una decena de integrantes de una banda latina terminó con varios heridos de diversa consideración y cuatro detenidos, Septiembre no ha empezado con mejores registros.

Según denuncia la Plataforma Vecinal Endavant l’Hospitalet, un vigilante ha sido brutalmente agredido en las últimas horas por un joven marroquí, al que recriminó que no cruzara las vías por los lugares habilitados. El inmigrante, cuando pasó el andén, y tras intercambiar varios insultos con el empleado, lo empujó a las vías, siendo embestido por un tren de cercanías que arrancaba en su trayecto. El resultado, demoledor: cuatro costillas y un brazo roto. El trabajador fue trasladado, de urgencia, al Hospital de Bellvitge, donde aún permanece ingresado por la gravedad de sus heridas.

El agresor fue identificado, detenido y ya ha pasado a disposición judicial.

Fuente: mediterraneodigital.com

A %d blogueros les gusta esto: