Yihadistas piden secuestrar y ejecutar publicamente a policías en España.

Secuestro y ejecución. Esta es la amenaza más real que pende sobre los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. 

Así se les comunico a los Mossos d’Esquadra el miércoles de la pasada semana, en una reunión, para advertir y dar consignas respecto a la alta posibilidad de que se cometa una acción terrorista.

La Brigada de Información de los Mossos ha tenido conocimiento de un vídeo de radicales en el que se hablaba “de secuestrar en Cataluña (y otras comunidades) a uno o varios policías y hacer una ejecución pública para amedrentar al resto”.

Se trata de realizar una ejecución pública similar a las de el Medio Oriente y luego emitidas por televisión o internet, pero esta vez en Occidente. La situación se torna más crítica debido a que Al Qaeda y Estado Islámico mantienen en la actualidad una pugna por ver quién se convierte en el grupo terrorista número 1 del mundo, por lo que adquiere más verosimilitud la posibilidad de secuestros y ejecuciones públicas en los países del primer mundo.

Se ha alertado a las fuerzas y cuerpos de seguridad de que la forma más efectiva de actuar de los terroristas es realizar ataques personalizados a policías y pusieron como ejemplo más paradigmático un atentado en Quebec, donde dos soldados fueron atropellados por la espalda el pasado mes de octubre. Pero sea un atentado mortal o un secuestro, la consigna de los radicales es “matar policías”.

La importancia de la información

Los Mossos d’Esquadra tuvieron durante un tiempo la posibilidad de controlar los movimientos de radicales islamistas debido a la información facilitada por un infiltrado en los círculos yihadistas.

De esta forma se dispuso de información reservada muy importante. El infiltrado tenía hilo directo con la cúpula de las organizaciones islamistas que operan en Cataluña y asistió a una cumbre salafista en Torredembarra (Tarragona) en el año 2011. Esta cumbre fue seguida con especial interés por todos los servicios de información occidentales.

A la misma cumbre que el infiltrado de los Mossos también asistió, casualidades de la vida, Mohamed Merah, el terrorista que atentó contra policías franceses en marzo de 2012 y contra una escuela judía en Montauban y Toulouse. En total, provocó 7 muertos y cinco heridos. Finalmente, murió el 22 de marzo de ese año en el asalto de la Policía a su casa, donde estuvo atrincherado 30 horas.

Fuente: elconfidencial.com