¡A vacilar a tu pueblo, aquí mando yo!

Artículo de Antonio Guerrero

En el departamento de Información de la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada del Sindicato USO (FTSP-USO) hemos tenido noticia recientemente de las palabras que el popular cantante Loquillo profirió sobre un vigilante de seguridad y que se transcriben tal que así:

“¡Que sea la última puta vez que pasas delante de mi puto escenario! ¡Eh! ¿Me has oído? ¡Vete a vacilar a tu pueblo, tío¡ ¡Aquí mando yo!”.

Sin adentrarnos en los hechos concretos al no tener más información y sin formular valoración alguna ni del lugar donde se estaba produciendo el concierto ni de este mismo,  y que tenía por nombre «La Mala Reputación», si vamos a hacer un análisis de la noticia y de la trascendencia de la misma. 

Para empezar la noticia en varios medios aparece con la expresión “Guardia de Seguridad” Debemos aclarar que desde el año 1992 nomenclaturas como esta o como la del “Guardia Jurado” fueron derogadas por otra aún actual que es la de “Vigilante de Seguridad”. 

Por otro lado las funciones de los vigilantes de seguridad establecidas en la Ley de Seguridad Privada 5/2014 de 4 de abril son las de protección de las personas y bienes por lo que la labor de un profesional de la seguridad privada en un concierto incluye precisamente asegurarse de que los cantantes no corren ningún peligro. 

Desde este planteamiento, y sin entrar en los hechos concretos, efectuar  una crítica profesional (razonada o no) a un profesional en un ámbito público puede interpretarse como una injuria. Según la real academia esto se da cuando un hecho o insulto ofende a una persona por atentar contra su dignidad.

Desde la FTSP-USO defendemos el derecho a la dignidad de los vigilantes de seguridad en primer lugar como individuos libres, en segundo lugar como ciudadanos, y en tercer lugar como profesionales. Por desgracia comentarios como ese son más habituales de lo que deberían. En cualquier establecimiento los usuarios suelen tomar represalias contra los  profesionales de la seguridad privada tan solo porque son las personas que tienen más cerca y porque no conocen las potestades de su profesión.

El insulto y la amenaza forman parte de la vida de estos trabajadores sin que nadie sienta ningún tipo de empatía por ellos. Y en la mayoría de los casos están injustificadas. No es una situación justa y por ello desde la FTSP-USO pedimos a la ciudadanía un poco de empatía con estos profesionales que tan solo realizan su trabajo, siguiendo directrices ajenas a sí mismos y muchas veces sin recursos para ello. Los vigilantes de seguridad se merecen una oportunidad por parte de los usuarios, de los medios, de otros profesionales.

Estamos seguros, por otro lado, que Loquillo, no actuó de una forma premeditada y que su talante de cantante ilustrado sabrá entender lo sucedido. Un profesional que cuenta con un repertorio de canciones y entrevistas con contenido poético, político, cultural, humanista, no tendrá problemas en entender que todos los profesionales se merecen un trato correcto.

Estamos seguros que este mal entendido puede resolverse entre todos. Desde este sindicato y su Federación de Trabajadores de Seguridad Privada (FTSP-USO) consideramos a la empatía un recurso necesario para la convivencia profesional dentro de una democracia y por eso desde aquí la pedimos.