Al abandono de la feria se sumará un recorte en su seguridad

Situación preocupante del recinto ‘Feira Internacional de Galicia’.
La fundación prevé minimizar la vigilancia, que ya no funciona las 24 horas »Hay restos del botellón en pabellones.

Solo unos días después de que FARO alertase del considerable estado de deterioro de las instalaciones del recinto Feira Internacional de Galicia, vecinos de Silleda se suman a esta denuncia y lamentan que la dirección de la institución no atienda el mantenimiento de una construcción concebida para ser el recinto ferial de referencia en la comunidad autónoma. Pero las críticas de los vecinos, algunos relacionados directamente con la feria, van más allá y aseguran que la Fundación Semana Verde pretende minimizar o casi desmantelar la seguridad en las instalaciones.

Desde hace años la feria recurre a una empresa privada para este servicio, que suele sacarse a concurso público junto con la limpieza de las oficinas y demás instalaciones, los stands para los distintos eventos o el mantenimiento de otros servicios. Actualmente es la firma Eulen la encargada de realizar estas labores -también asumió por contrato parte de la limpieza-, pero el acuerdo ya no establece que la vigilancia se realice permanentemente las 24 horas. Según figura en el último procedimiento de adjudicación, la institución destinó una partida de 157.000 euros para el contrato de la seguridad, que comprende la atención a las instalaciones y en particular en cada certamen ferial o congresual que se programe.

En la resolución de la adjudicación consta que la compañía cobrará 17,90 euros por hora de agente de seguridad durante el día sin arma reglamentaria y la misma cuantía para las noches. Por aquellos profesionales que realicen el servicio con arma Eulen tiene derecho a percibir 14 euros -tanto en horario diurno como nocturno-. A todos estos precios hay que sumar el correspondiente IVA.

Si durante el día, aunque no existe demasiada actividad a diario en las instalaciones feriales, los actos vandálicos son más fáciles de controlar, los problemas se producen al anochecer y hasta que en torno a las 23.00 horas entran el personal de seguridad del turno de noche.

Limpieza

Algunos vecinos que visitan a menudo el recinto para pasear, por su proximidad al casco urbano, aseveran que además de la basura y el deterioro de las instalaciones, existen zonas en las que son visibles restos del botellón. Este problema se da incluso dentro de los pabellones, pues hay puertas que están abiertas o ventanas rotas por las que los jóvenes acceden sobre todo los fines de semana para hacer botellón. Las mismas fuentes reparan en la más que recomendable mejora en el servicio de limpieza, una vez que el personal contratado es insuficiente para atender un recinto enorme, de más de 40 hectáreas.

Con los recortes en la seguridad el deterioro de las dependencias feriales se acelerará, de ahí que exista preocupación, también de algunos trabajadores, que lamentan la desidia de los gestores por mantener unas instalaciones en un razonable estado. Algunas de las empresas o colectivos que tienen su sede en la Semana Verde también ven con recelo el recorte en la vigilancia y demandan que la institución ferial tome conciencia de esta problemática.

 Fuente: faro de vigo

Share
A %d blogueros les gusta esto: