Conflicto con la Seguridad Privada en el municipio de Marchena. La FTSP-USO Andalucía en el Ayuntamiento de Marchena (Sevilla)

Durante la mañana de hoy se ha reunido la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de Andalucía FTSP-USO Andalucía, con el concejal de Seguridad Ciudadana, Manuel Suárez para aclarar la situación que atraviesan los Vigilantes de Seguridad en el municipio de Marchena (Sevilla).

El encuentro mantenido en el Ayuntamiento de esta localidad se produjo entre el Sr. Suárez y los miembros de la FTSP-USO Andalucía Manuel Novoa (Secretario General de la FTSP-USO Andalucía), Rafael Porcel (Secretario de acción sindical de la FTSP-USO Andalucía) y Antonio Guerrero (Responsable de la FTSP USO en Sevilla y Responsable de comunicación de USO Andalucía) . En esta reunión  se aclararon las circunstancias que giran en torno a lo que está sufriendo el personal de Seguridad Privada que prestan servicios en el Ayuntamiento, y que se podrían calificar en términos de (Mobbing) acoso laboral.

CRONOLOGÍA

Este conflicto laboral comenzó cuando la plantilla de la policía local causó baja médica en un 80% de la misma.  Sin ofrecer opinión alguna por parte de esta central sindical al respecto, este problema generó una situación de desprotección de la seguridad ciudadana y para la cual el mismo Ayuntamiento pidió consejo a la Guardia Civil y a la Subdelegación del Gobierno. 

Es justo decir que en este municipio están censados unos 20.000 habitantes. Tras esta petición  se produjo un refuerzo  de la G. Civil y el asesoramiento de la citada Subdelegación del Gobierno. La Subdelegación consideró viable la contratación de un servicio de Seguridad Privada.

A este respecto el inspector encargado de la Unidad Provincial de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía de Sevilla asesoró de las funciones propias del personal de este sector que son sin duda en este caso: 1) la custodia de dependencias municipales, 2) la portabilidad de armas, cuando no esté ningún policía de servicio y 3) cualquier otra función policial, como rondas, cuando así lo requiera la policía a este personal de Seguridad Privada. Con esta connivencia se produjo entonces la autorización  de la Subdelegación del Gobierno y de esta Unidad de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía de Sevilla.  A raíz de esto se solicitó presupuesto a la empresa de seguridad IRIS y se produjo la contratación del servicio de seguridad.

 CONFLICTO SOCIOLABORAL

Tras la contratación reciente de este servicio de seguridad y la implantación de la misma comenzaron a producirse una serie de descalificaciones por parte de la  Policía Local a estos Vigilantes de Seguridad que accedían a su puesto de trabajo con miedo y sintiendo injusta esta situación de descalificación profesional. Tal circunstancia puede calificarse como Mobbing Laboral. Los términos vertidos en las descalificaciones giraban en torno a las palabras   “usurpación de funciones”  o “intrusismo profesional”.  No obstante la opinión pública de la mayoría de los vecinos del municipio de Marchena era en orden inverso. Ante la desprotección de Seguridad Ciudadana provocadas por la falta de Policía Local, acogieron a los Vigilantes de Seguridad de una forma positiva sin que se vertieran descalificaciones de ningún tipo, a excepción de las dudas razonables sobre cuáles eran las funciones legales de los Vigilantes de Seguridad.

ACCIÓN SINDICAL

La Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de Andalucía (FTSP-USO Andalucía) asumió este problema y lanzó un comunicado a los medios aclarando en primer lugar la situación legal.

«Según el artículo 5 de la Ley de Seguridad Privada 5/2014 es lícito la custodia de edificios públicos por parte de personal de seguridad privada». Por otro lado, la FTSP-USO, aclaró que en la misma ley «el artículo 41.3.d) permite legalmente otras funciones policiales por parte de este personal si así son autorizados y requeridos para ello». No olvidemos que el personal de Seguridad Privada está en permanente colaboración con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.  La contratación por parte del ente público de servicios de seguridad privada no es en absoluto ninguna novedad.

Hace muchos años que se viene produciendo. Tras el comunicado, la FTSP-USO, ha promovido públicamente la defensa de estos trabajadores  al considerar injusta tales descalificaciones.  En la reunión con el concejal esta central sindical agradeció al Ayuntamiento de Marchena la apuesta por la Seguridad Privada e instó a que la Seguridad Privada no sea utilizada como recurso para otros fines como la guerra política. La seguridad, entiende la FTSP-USO, no puede politizarse y mucho menos que tal politización deje en descubierto la seguridad de los ciudadanos. La FTSP USO no va a cesar hasta que acabe la manipulación de los profesionales de este sector para otros réditos ajenos al profesional.   

Estaremos alerta con estos trabajadores que hacen legalmente su trabajo y que no merecen semejante trato sociolaboral.

Repercusión en medios:

 

 

Share