Doce vigilantes reforzarán la seguridad del metro a primeras horas de los sábados

mani-euskadi-metro-bilbao

Los sindicatos del suburbano llaman a una concentración hoy en repulsa a la agresión del domingo

El metro reforzará su seguridad las primeras horas de la mañana de los sábados en el tramo horario donde más incidentes se registran, según las estadísticas de seguridad que maneja la compañía ferroviaria. En concreto, prácticamente duplicará el número de vigilantes en las estaciones del tubo entre Santurtzi y Etxebarri pasando de los actuales doce guardas a 24 efectivos, más los dos vigilantes de refuerzo ocasionales que son activados cuando es necesario.

Según ha podido saber este periódico, el pasado lunes tuvieron una reunión la dirección de Prosegur, la empresa contratada por Metro Bilbao, con los representantes sindicales del comité para tratar la agresión del pasado domingo a dos vigilantes en la estación de San Mamés.

En ese encuentro se trataron varios temas, desde un cambio en el protocolo integral de seguridad del suburbano hasta el uso de guantes y chalecos anticorte por parte de los agentes, ademas de reforzar los efectivos en fin de semana.

Finalmente, ambas partes llegaron a un acuerdo en este último punto que fue dado a conocer por parte de Prosegur a Metro Bilbao “y que esta última aceptó”, indicaron fuentes sindicales.

Fuentes de Metro Bilbao no quisieron ayer ni confirmar ni desmentir tal medida que, sin duda, supondrá una mejora tanto para los vigilantes como para los usuarios del suburbano. Indicaron que “el dispositivo de seguridad del metro no es invariable y se adapta a las necesidades que se detectan en cada momento”. Asimismo, y tras aclarar que “la competencia para establecer el dispositivo es solo nuestra”, especificaron que “por obvias razones de seguridad, no podemos comentar los dispositivos en marcha”.

Según indicaron fuentes sindicales, los doce nuevos vigilantes realizaran sus labores entres las 6.00 y las 10.00 horas de los sábados. Es el periodo de tiempo donde más altercados suelen generarse, como consecuencia de la gente que toma el metro después de salir de locales nocturnos y en condiciones poco recomendables. Hasta ahora, la operativa de seguridad era la de un guarda por cada dos estaciones que se movían por la línea cubriendo todas las paradas. Con la nueva medida, el esquema de trabajo no varía, lo que ocurre es que en vez de un agente privado serán dos juntos los que hagan la ronda.

Para hoy, los sindicatos del comité de empresa de Prosegur ha convocado una concentración ante el edificio de la sede del metro, en repulsa por la agresión de los dos vigilantes y para estudiar un cambio en el mencionado protocolo de seguridad del suburbano.

Fuente: m.deia.com

Share