El Gobierno aprueba la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad y los hace intransferibles

Dulce María Moreno. Secretaria de Formación Sindical e Igualdad USO

En el último Consejo de Ministros de esta legislatura, el Gobierno saliente ha aprobado un paquete de medidas entre las cuales destacan, para el ámbito laboral, dos avances en materia de igualdad. La primera de ellas es la aprobación del aumento de las semanas del permiso de paternidad hasta las 16 en tres años.

“En 2019, pasará de 5 a 8 semanas a partir de la publicación en BOE y entrada en vigor de la norma. En 2020, los padres tendrán derecho a 12 semanas, y las 16 llegarán en 2021. Para nosotros lo importante no es solo la equiparación de permisos, sino la obligación de que sean mayoritariamente intransferibles y con varias semanas no simultáneas. Solo las seis primeras semanas se cogerán al mismo tiempo. El disfrutar del permiso de paternidad en solitario, con la madre ya incorporada al trabajo, es una oportunidad única para los padres, que no era habitual ahora, y también la condición necesaria para que la mujer pueda volver a su puesto de trabajo sin tener que reducir su jornada para asumir, como es ahora lo habitual, el cuidado del menor”, explica Dulce María Moreno, secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

Y, además de la equiparación progresiva de permisos, “se ha conseguido algo por lo que llevamos años luchando, como es que los planes de igualdad no sean obligatorios solo en las grandes empresas, como hasta ahora, que solo debían tenerlo por ley las de más de 250 trabajadores. A partir de ahora, también las que tienen entre 50 y 250 trabajadores deberán negociar uno. Esto es importantísimo, dada la estructura empresarial de nuestro país; hasta ahora, casi todas las mujeres estaban fuera de los planes de igualdad, puesto que las empresas españolas son, sobre todo, pequeñas y medianas, con menos de 250 trabajadores”, valora Dulce María Moreno.

“El plan de igualdad”, continúa la secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO, “es la herramienta que nos permite luchar todos los días del año, en el seno de la empresa, por la equiparación de las condiciones de trabajo de las mujeres, donde se aplican y mejoran las medidas generales para la defensa de la igualdad y la lucha contra la discriminación por razón de sexo”.

Como última medida aprobada hoy en materia de igualdad, “se va a modificar el apartado del Estatuto de los Trabajadores en relación a la transparencia de las tablas salariales. Serán de obligada publicación y difusión a los representantes sindicales o incluso de forma personal, existirá un registro obligatorio de empresas de más de 50 trabajadores y así podrá comprobarse que, efectivamente, hombres y mujeres son retribuidos de forma equitativa y no discriminatoria”, concluye Dulce María Moreno.