El TSJ (Castilla La Mancha) reorganiza su plan de seguridad con mayor presencia de la Benemérita

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCLM) ha realizado una reorganización de su seguridad, que ha supuesto una mayor presencia de la Guardia Civil en su sede.
Según el gerente territorial del Ministerio de Justicia, Luis Miguel Fresneda Fresneda, la idea ha partido del teniente coronel jefe de la Comandancia de Albacete, Jesús Manuel Rodrigo. «Antes teníamos Guardia Civil en distintas sedes judiciales y ahora lo que ha hecho el teniente coronel de la Comandancia es concentrar a todos esos agentes de segunda actividad en el edificio del Tribunal Superior de Justicia. De esta forma ahora hay tres guardias civiles en el TSJCLM y uno en el Registro Civil de la calle Dionisio Guardiola».
En cuanto a los vigilantes de seguridad privada que desarrollaban su función en el TSJCLM, han ido a parar a otras sedes judiciales, como la de la calle Caldereros o los juzgados de la calle Tinte.
En cualquier caso, según Fresneda, por el momento el cambio no es definitivo. «Es un cambio provisional para ver su funcionamiento, si funciona adecuadamente lo dejaremos así, aunque no se descarta que se vuelva a la situación primitiva, que consistía en distribuirlos por distintas sedes judiciales».
Lo cierto, es que esta concentración de miembros de la Benemérita es consecuencia con lo que la Gerencia Territorial defendía en su última Memoria, en la que se abogaba por una mayor presencia de la Guardia Civil, en detrimento de la vigilancia privada, ya que el contar con una seguridad mixta (pública y privada) «impide la planificación de seguridad separada de cada modelo».

Críticas. Desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), su secretario general, Agustín Clemente, aseguró que no se trata de una reorganización, sino de recortes. «Este problema viene de la falta de personal para cubrir otros servicios, porque el personal de la Comandancia no llega. Este cambio se debe a lo de siempre, a los recortes».
Y es que, según Clemente, el número de efectivos ha descendido, especialmente por las mañanas, que es cuando más afluencia de visitantes y detenidos hay. «Hasta ahora había dos guardias civiles que nos encargábamos de la seguridad de todo el Palacio y tres vigilantes jurados, dos que estaban en el escáner de la entrada y uno que estaba en la parte de atrás, con lo cual los dos guardias civiles podían atender las incidencias que ocurriesen, tanto en la calle, como en el interior. Ahora hay tres guardias civiles y un vigilante en la puerta de notificaciones».
Para la AUGC, esta nueva planificación supondrá una menor seguridad. «Ahora hay guardias civiles pero es insuficiente, porque hay tres para todo el Palacio. Si hay una incidencia se tendrá que desatender la entrada, es incomprensible». Además recuerda que los guardias que hay por la mañana son todos de segunda actividad y por tanto, mayores de 52 años.
En cuanto a las tardes, afirma que antes había dos guardias civiles y un vigilante, frente a los dos vigilantes que hay ahora y en las noches se mantienen los dos guardias civiles que había antes.

Fuente: latribunadealbacete.es

Share