Empresa de seguridad inmersa en un presunto fraude tributario que se puede ir de rositas y no será la última

Las diligencias seguidas en un juzgado de Instrucción de Molina de Segura por la presunta defraudación tributaria de una empresa de seguridad han de darse por acabadas, según ha acordado la Audiencia Provincial de Murcia en aplicación de la doctrina del ‘caso Pasarelas’ sobre los plazos máximos de investigación.

El auto de la Audiencia Provincial estima el recurso que el letrado Raúl Pardo-Geijo Ruiz presentó en nombre del dueño de la empresa de seguridad Viriato, José L. M., el principal investigado, (al que un sindicato) atribuyó estar pagando con dinero negro o ‘B’ las horas extraordinarias de los trabajadores de esa compañía. Los otros dos investigados son su propia esposa y la apoderada de la sociedad.

Por lo que  la instrucción de la causa sobre los presuntos pagos en ‘B’ en esa compañía de seguridad privada ha de darse por conclusa y, en apariencia, queda abocada al archivo.

Amplía la noticia en la fuente.

La Verdad Región de Murcia