Eulen, Prosegur y Securitas dan la espalda a Aena.


EN EL MEGACONTRATO DE SEGURIDAD

Las grandes compañías de seguridad han protagonizado una espantada en el macrocontrato de Aena para la vigilancia de la red nacional de aeropuertos, valorado en 359 millones. “No salen los números”, afirman desde el sector.

Los tres grandes del sector, que son Prosegur, Eulen y Securitas, no han pujado por lotes o lo han hecho de forma residual. Queda así muy cuestionado un contrato que iba a servir para devolver la normalidad a los aeródromos, tras la huelga de vigilantes de Eulen el pasado verano en El Prat y el acuerdo para mejorar las condiciones laborales.  Eulen, que se ha encargado hasta ahora de la seguridad en 21 aeródromos, solo ha presentado ofertas por uno de los 16 lotes en liza, el de los equipajes de Madrid-Barajas, valorado en 38 millones en dos años, según la lista desglosada de oferentes, a la que ha tenido acceso EXPANSIÓN.
Solo en el mayor aeródromo de España hay en juego cuatro lotes por 106 millones.

Prosegur, responsable en la actualidad de vigilar 17 aeródromos, ha ofertado por apenas 13 millones para operar en las instalaciones de Alicante Elche y Almería. Securitas ni siquiera ha concurrido al megacontrato.

Esta empresa no desempeña ahora funciones en los aeropuertos de Aena, pese a disponer de una división con presencia en 53 aeródromos de todo el mundo y de haberlo hecho en el pasado.

A precio. 

Fuentes del sector aseguran que el desplante se debe a una razón: “el contrato van cien por cien a precio”. Esta aseveración equivale a acusar a Aena de escaso compromiso con el acuerdo entre el Gobierno, las empresas y los sindicatos del pasado 21 de noviembre. En su punto 2.1 se decía que los criterios de calidad deberán representar al menos el 51% de la puntuación asignable.

No será así porque, con el presupuesto de la licitación,  resulta imposible “cubrir los incrementos de costes pactados”, dicen las fuentes. Entre ellos figuran los pluses para los trabajadores, la apertura de nuevos filtros de seguridad.  Con el presupuesto licitado, “no se cubren los incrementos de costes pactados” para responder al aumento del tráfico aéreo y el cumplimiento del convenio colectivo hasta 2020, con subidas salariales del 2% al año.

Prosegur, Securitas y Eulen son, por este orden, los tres grandes del sector. La primera se había encargado desde julio de 2015 de la seguridad de Barajas, mientras que Eulen lo venía haciendo desde 2016 en El Prat. Tampoco estarán en los otros grandes aeródromos, que son los de Palma de Mallorca, Málaga y los de Canarias.

Ilunion y Trablisa se disputarán los filtros tanto de Barajas, de 58 millones, como de El Prat, de 41 millones, al que también aspira Abydos. Son los lotes más valiosos. Las fuentes ven llamativo que una empresa como Trablisa aspire a licitaciones superiores a lo que factura su división de vigilancia en un año. Abydos apenas ingresa un millón de euros al año por este negocio.

Ilunion y Ombuds han sido los principales oferentes de los contratos, a los que aspiran en total trece empresas.

La primera, perteneciente a La Once, pugna por once lotes por más de 250 millones, entre ellos los de los grandes aeropuertos,incluidos Palma. Ombuds, controlada en un 75% por Hackett Inversiones, ha ofertado por otros once lotes, incluidos los equipajes en los grandes aeródromos y algunos contratos en los que es el único interesado, como el de Tenerife/La Palma.

Eulen ha pasado de vigilar 21 aeropuertos a presentar ofertas por un solo lote.

ICTS, que actualmente vigila siete aeropuertos, se ha centrado tanto en los equipajes de las grandes instalaciones como en lotes pequeños como los de Jerez/Sevilla,Málaga/Granada/Jaén o Girona/Reus/Valencia/Zaragoza.
Segurisa, una de las empresas con contratos de vigilancia en vigor, tan solo ha ofertado por tres de los lotes más pequeños. La tónica es que por cada lote se hayan presentado unas tres empresas.

Únicamente el fasttrack de Madrid, de apenas 6 millones de euros, ha atraído a seis interesados. Aena había cambiado los pliegos del contrato después de que el sindicato USO paralizase el procedimiento para incorporar las mejoras pactadas en la mesa de negociación. El nuevo escenario no es mucho más alentador, como atestiguan los propios sindicatos.
El responsable de seguridad de UGT, Sergio Picallo, expresó a EXPANSIÓN su“preocupación por la renuncia de empresas líderes a este contrato”.

“Es relevante que se ponga la lupa sobre el contrato,en el que tiene que garantizarse el cumplimiento de las obligaciones” con los trabajadores, afirmó. El presidente de la patronal de la construcción Seopan, Julián Núñez, dijo el miércoles que muchas empresas están abandonando a Aena como cliente por las condiciones de sus contratos.

Autor / Iñaki de las Heras.

Share