Infiltrados en el hospital de Mislata (Manises)

Un grupo de 13 vecinos y un alcalde sincronizan relojes. Ha caído la noche y están a punto de comenzar una misión particular: recorrer, sin ser vistos por personal de seguridad, las instalaciones del antiguo Hospital Militar para certificar que «no existe seguridad».El grupo accede al recinto y deambula por salas y pasillos. La comitiva llega «hasta la zona militar sin que nadie les advirtiese».

El Ayuntamiento y las asociaciones vecinales pusieron así «a prueba el servicio de vigilancia y seguridad del Hospital Militar». El grupo accedió al recinto «sin que nadie les preguntase a dónde iban

Los ‘infiltrados’ reconocen que lo hicieron para «demostrar que no existe ningún tipo de seguridad en el Hospital Militar, especialmente por las noches, cuando más falta hace, y que cualquiera puede acceder al recinto y campar a sus anchas, lo que supone un riesgo para los trabajadores del centro, para los pacientes y que pone en peligro también el equipamiento y el archivo que allí se custodia».

Así lo recalcó ayer el alcalde, que durante su visita nocturna estuvo acompañado por el concejal, Francisco Herrero, y los presidentes de la Agrupación Vecinal de Mislata, la Asociación de Vecinos de Favara, la del Quint y la Coordinadora. Todos ellos forman parte del Pacto por la Sanidad de Mislata. Cuando llegaron a la puerta de Urgencias saludaron al personal facultativo de guardia y presentaron «dos denuncias por la falta de seguridad».

Desde el Departamento del área de Manises recalcaron el lunes que el Hospital de Mislata cuenta con «servicio de seguridad las 24 horas» y que sólo se ha «reorganizado» el horario nocturno por el cierre de parte de las instalaciones. Así, se ha cambiado «el servicio de vigilante por el de auxiliar», detallaron.

Fuente: lasprovincias.es/valencia