La instrucción del asalto al furgón blindado, paralizada a la espera de la declaración del preso en Francia

La instrucción judicial iniciada tras el asalto al furgón blindado en el Mercadona de Torrelavega en noviembre de 2014, se encuentra «paralizada» a la espera de que se tome declaración al atracador que huyó a Francia, donde se encuentra en prisión preventiva. El ‘botín’, que se cuantificó en su día en unos 60.000 euros, «no ha aparecido», según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Mientras tanto, el otro atracador permanece en prisión preventiva en Cantabria después de varias negativas de la jueza instructora a concederle la libertad condicional, al observar «riesgo de fuga». En la causa está personada como acusación particular la empresa Prosegur, propietaria del furgón blindado.

El atracador que consiguió huir a Francia se opone a la extradición. Según fuentes del caso, está imputado por otro delito en el país vecino, donde supuestamente robó «a punta de pistola» el vehículo que luego utilizó para huir del asalto al furgón.

Hace ya meses que la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Torrelavega cursó una comisión rogatoria, un exhorto a nivel internacional en el que la magistrada pide al juez francés que tiene al detenido que le tome declaración.

Fuentes judiciales han confirmado a Europa Press que la comisión rogatoria ya está en el Juzgado francés, y que se está «a la espera de que o bien sea el juez galo el que tome declaración al investigado; o bien le pongan en libertad en Francia y, entonces, en cumplimiento de la orden de detención europea cursada por el Juzgado de Torrelavega que pesa sobre el investigado», se le traslade a Cantabria y sea la jueza instructora la que lo haga.

El atraco, sobre el que inicialmente se decretó secreto de sumario que más tarde se levantó, se registró el 3 de noviembre de 2014 cuando dos hombres encapuchados, vestidos de negro y armados con escopetas de cañón recortado, asaltaron un furgón de Prosegur a las puertas del supermercado Mercadona de Sierrapando.

Los dos atracadores intimidaron a los vigilantes, se apoderaron de sus revólveres y huyeron a pie con el dinero, unos 60.000 euros según informaron en su día fuentes policiales, para posteriormente coger un vehículo. Un coche que la Policía identificó y siguió hasta La Penilla de Cayón, donde localizó a uno de los atracadores que, al intentar huir, fue tiroteado y alcanzado por dos balas.

Se trata de un hombre español, de unos 50 años, que se encuentra desde entonces en prisión provisional, comunicada y sin fianza, y que estuvo ingresado en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla como consecuencia de las heridas sufridas por los disparos. El detenido prestó declaración ante el juez de guardia en el propio hospital, pero luego se negó a declarar por segunda vez ante el juez instructor.

Su abogado defensor se queja de que la dilación en el proceso por la negativa del otro acusado a ser extraditado, no es imputable a su cliente, para el que pedirá la excarcelación en cuanto se cumpla el plazo establecido para tal fin por exceso de tiempo máximo en la instrucción, que con la última reforma es de un año y medio prorrogable por otro tanto.

Fuente: eldiario.es

Share