Los vigilantes de Sograndio (Asturias) podrán usar armas en casos de emergencia.

sograndioEl Principado convoca de urgencia a la empresa de seguridad (Alcor), para exigir «responsabilidades» por las fugas

Los vigilantes de seguridad del centro de responsabilidad penal de menores de Sograndio podrán utilizar armas «en circunstancias extraordinarias». La administración del Principado ha decidido establecer esta medida tras las últimas fugas e incidentes registrados en el centro. Según explicó ayer el consejero en funciones de la Presidencia, Guillermo Martínez, tras una visita al centro, han decidido impulsar algunas medidas para corregir la situación, entre ellas «la adaptación del plan de auto protección del centro y el establecimiento del protocolo provisional de armas, que se podrán utilizar únicamente en circunstancias extraordinarias».

Asimismo, el Principado comunicó ayer que exigirá responsabilidades a la empresa encargada de la seguridad del dentro de menores tras los últimos incidentes. «El departamento convocará al gerente a una reunión urgente para trasladarle nuevamente la inquietud del Ejecutivo autonómico ante los permanentes desajustes que se producen en el servicio de seguridad y sobre los que se mantienen las diligencias informativas abiertas el pasado mes de mayo», explicó Martínez.

Asimismo, el Consejero, que visitó ayer el centro en compañía del director de Justicia, José Luis Villaverde, indicó que actualmente está en marcha una auditoría de todos los sistemas de seguridad que «determinará si resulta necesario reforzar el vallado, ampliar los medios técnicos o modificar los protocolos de la institución».
En lo que va de año el centro ha registrado tres fugas de menores. Además, esta semana un interno se autolesionó y una vez trasladado al HUCA, huyó mientras estaba siendo atendido.
Fuente: lne.es

Dos internos de Sograndio se enzarzan en una pelea durante la visita de un consejero
La tensión en el centro de internamiento juvenil de Sograndio no mengua y los altercados no cesan ni ante una visita del consejero de Presidencia en funciones, Guillermo Martínez, y el director general de Justicia e Interior, José Luis Villaverde. Ambos se reunieron ayer con el director y los coordinadores de la institución para analizar la situación derivada de los sucesivos incidentes y fueron testigos de una nueva bronca entre dos internos. Se trata de los jóvenes que el miércoles lanzaron piezas de hierro a un profesor en el taller de mecánica después de que expulsara a un compañero.
Los jóvenes tuvieron que «ser reducidos y engrilletados».
Fuente: elcomercio.es