Metro de Madrid agradece la labor de los vigilantes de seguridad durante la nevada

Los trabajadores se han ofrecido voluntariamente para no interrumpir el servicio entre las dos y las seis de la mañana.

Lo cuenta Silvia Roldán, consejera delegada de Metro de Madrid, que define la apertura ininterrumpida desde el viernes a las seis de la mañana como un «auténtico reto» que ha sido posible por «el esfuerzo de todos los trabajadores», desde maquinistas y personal de oficio y de estaciones y vigilantes hasta los servicios de mantenimiento. De hecho, no ha sido necesario hacer reclutamientos forzosos porque ha habido voluntarios para doblar turnos o presentarse en sus puestos en días de libranza.

Según la consejera delegada del Metro, el «secreto» de este operativo ha sido que el viernes por la noche, cuando la borrasca empezó a arreciar, se tuvo la precaución de no llevar los trenes que estaban circulando en ese momento a los depósitos, que están al descubierto, ya que todavía esta mañana los accesos permanecían impracticables. De hecho 98 de los 300 trenes no han podido prestar servicio este lunes en el que se han producido aglomeraciones debido al aumento de un 21% en el número de viajeros respecto a la semana pasada.

Fuente: APROSER