Perros ‘antiexplosivos’ refuerzan la vigilancia en Santiago por la amenaza yihadista

Una unidad canina permanecía ayer en el Obradoiro horas después del sangriento atentado de Túnez // Desde la matanza en París la alerta es permanente // La Catedral, punto ‘crítico’

Cuando todavía no habían pasado ni 24 horas del atentado terrorista contra el Museo Bardoz de Túnez, una unidad canina de la Policía Nacional vigilaba ayer los alrededores de la Catedral. Una imagen que se repite con frecuencia después de que el pasado 7 de enero, tras el atentado en Francia contra la revista satírica Charlie Hebdo, en el que 12 personas fueron asesinadas, el Ministerio del Interior comunicaba a todas las Fuerzas de Seguridad del Estado, la decisión de incrementar un nivel la alerta antiterrorista, hasta el Nivel 3, debido a la amenaza yihadista.

Esta decisión, que implica una serie de medidas que consisten «en una implementación de dispositivos de refuerzo por parte de unidades de intervención y otras especializadas», se ha notado especialmente en Compostela, sobre todo en las inmediaciones de la Catedral, lugar de peregrinación y, por tanto, un «punto crítico».

Después de que el Ministerio del Interior subiese al Nivel 3 la alerta antiterrorista, y en relación a la especial vigilancia que se ha activado en torno a la basílica compostelana, el deán de la Catedral,  Segundo Pérez, declaraba a este periódico que, a pesar de que no tiene constancia de ninguna amenaza terrorista, «los controles se han incrementado últimamente».

Fuente: elcorreogallego.es