Reabre la sucursal con un Vigilante de Seguridad

La sucursal de Abanca, situada en la calle Doctor Carracido, y que el viernes fue objeto del violento atraco, reabrió ayer sus puertas, aún con los restos del precinto policial y las marcas de los numerosos impactos de bala. Junto a la entidad, se acumulan los ramos de flores en recuerdo de Vanessa Lage, de 36 años, la agente de Policía fallecida tras ser abatida por el atracador.

La entidad quiso volver ayer a la normalidad, si bien los empleados que estaban atendiendo a los usuarios no eran los habituales, que todavía se encuentran en estado de shock tras el sangriento episodio vivido el viernes.

La otra novedad es que Abanca puso a un vigilante de seguridad en la oficina, algo que ningún usuario había visto hasta la fecha. Es una sucursal pequeña, que nunca los ha tenido.

Fuente: atlantico.net

Share