Seguridad Privada – A palos con el Vigilante

En los últimos meses han repuntado las agresiones al personal de Seguridad Privada de manera alarmante. La dejadez hacia estos profesionales por parte del Ministerio del Interior, una Legislación que no nos da amparo, y el escaso valor que le da en este país a la Seguridad Privada, propician que salga “barato” emprenderla “a palos con el Vigilante”.

Da la sensación que cuando salen a la luz agresiones como la de hace unos días en el Hospital Universitario de Lugo hacia un miembro del equipo de seguridad o la brutalidad de las sufridas por los compañeros del Hospital Montecelo en Pontevedra, son tomadas por la sociedad y los propios responsables en materia de Seguridad Privada como simples “gajes del oficio”. No es que pidamos una especial sensibilidad con nuestro oficio, pero es más que palpable la necesidad de tomar conciencia e incentivar medidas que pongan en valor la figura de quien se encarga de velar por la seguridad de todos.

Cuando analizamos en su conjunto la problemática de la agresiones, nos encontramos con dos carencias fundamentales y localizadas de las que los Organismos poco o nada quieren hablar y que son vitales para atajar en gran medida este tipo de conductas, protección jurídica y más medios. Las agresiones sin un castigo acorde al delito cometido, la total falta de medios de protección física y los continuos recortes de personal, incluso en los centros de trabajo por esencia más conflictivos, basados únicamente en términos económicos, son los principales factores determinantes.

Desde la FTSP-USO ha declarado el secretario de organización Iván Blanco, reivindicamos un equilibrio legislativo para desarrollar una profesión que a lo largo de los años se ha consolidado como fundamental, con garantías y protección para quienes la ejercen.

Que el Gobierno deje también de andar “a palos con el Vigilante”.

Campaña de la FTSP-USO STOP agresiones ¡Mas medios y mas protección jurídica para los vigilantes en el desempeño de sus funciones!