Síndic aconseja que Generalitat complemente formación de vigilantes privados. (Barcelona)

El Síndic de Greuges considera que la Generalitat debería retomar la tarea de complementar la formación de los vigilantes privados en el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña, como ya se hizo en el curso 2008-2009, entre otras medidas.

Esta es una de las propuestas incluidas en el Informe sobre la seguridad privada en Cataluña, presentado hoy en rueda de prensa en Barcelona por el Síndic, Rafael Ribó; Francesc Vendrell, de la oficina del Síndic, y Jaume Bosch, que ha participado en la elaboración del estudio como asesor.

Ribó ha alertado de que este informe es el primero y que próximamente se elaborará un segundo, que se centrará en la situación de la seguridad privada en el ámbito municipal.

En el informe, se recomienda que la administración catalana defina mejor el papel de la seguridad privada dentro del modelo de seguridad de Cataluña y que concrete los mecanismos de colaboración entre la seguridad privada y la pública.

Teniendo en cuenta que la Generalitat tiene competencias en el ámbito de la seguridad pública, el informe del Síndic considera de que el gobierno catalán debería asumir estas funciones por lo que se refiere al sector privado.

Concretamente, sugiere que se haga «una interpretación más extensiva» de las facultades de la Generalitat, de forma negociada con el Estado.

Se trataría de que el ejecutivo catalán tuviera las competencias para poder examinar a los vigilantes de seguridad, un examen que actualmente depende y realiza el Ministerio del Interior.

La Ley de creación del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña permite que puedan cursar formación en el mismo no sólo los agentes que acabarán desarrollando esta función pública sino también vigilantes privados, detectives privados y miembros de los servicios de seguridad de las grandes empresas, ha precisado Bosch.

De hecho, en el curso 2008-2009 ya se inició una experiencia de formación complementaria de los vigilantes de seguridad en el citado Instituto, que no se ha vuelto a repetir.

Otras recomendaciones del Síndic son la elaboración de un código ético o deontológico del sector, especialmente dirigido al ámbito local, donde se producen con mayor frecuencia situaciones de intrusismo por parte de empresas que no ofrecen la profesionalidad suficiente, ha indicado el Síndic.

También reclama que se haga el despliegue del reglamento previsto en la Ley de Seguridad privada, del año 2014.

Cataluña cuenta actualmente con 320 empresas de seguridad privada, de las que 196 tienen domicilio social y ámbito de actuación limitado a Cataluña, con 12.537 vigilantes de seguridad, lo que supone una proporción de uno cada 600 habitantes, según datos de la Generalitat.

Fuente: lavanguardia.com

Share