Sindicatos de la Policía Municipal alertan de «no hay plantilla suficiente» para cumplir con el plan, que prevé sustituir la seguridad privada de juntas de distrito y áreas de gobierno con efectivos

policia municipal
Barbero triplicará el gasto por agente para ahorrar 11 millones en seguridad.
Costará más que la partida que se prevé ahorrar y, si los datos de los sindicatos no fallan, tampoco habrá personal suficiente para cumplir la penúltima ocurrencia del Ayuntamiento de Madrid en materia de seguridad. Ayer, durante la comisión del ramo, el coordinador general de Seguridad y Emergencias, Daniel Vázquez, cifraba en 3,5 millones de euros al año –un total de 11 en lo que resta de legislatura dijo– el plan del concejal Javier Barbero que pretendía sustituir desde el pasado mes de abril la seguridad privada de juntas de distrito, áreas de gobierno y edificios emblemáticos por agentes municipales en lo que se conoce como «segunda actividad». Efectivos de la Policía Municipal de entre 55 y 63 años que pasarían de realizar actividades de oficina, formación o trabajar como agentes tutores a sustituir a los vigilantes privados que en la actualidad se encargan de la vigilancia de los edificios de titularidad municipal y que, según los datos que maneja el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), tienen un coste de entre 2,5 y 3 veces menor al de un efectivo policial.

Plan aplazado desde abril

De momento ni Barbero ni ningún otro responsable del área de Seguridad ha cifrado el número de efectivos que serán necesarios para «remunicipalizar» este servicio de vigilancia de edificios, si bien Vázquez explicó ayer que están evaluando las dimensiones y posibilidades de la plantilla y aún no se ha eliminado ningún contrato de seguridad privada ya que se mantendrán hasta su finalización. «No hay policías suficientes para cubrir este servicio», alertaba ayer el portavoz del CPPM, Julián Leal, quien cifró en 1.200 (de una plantilla de 6.100) los agentes que podrían pasar a desarrollar estas tareas de vigilancia. Leal remarcó que «no se puede pensar que porque un agente tenga 55 años lo tienes que aparcar en una garita», ya que los agentes de este cuerpo tienen establecidas más de una veintena de funciones más allá del servicio al ciudadano en las calles.

El plan que maneja el Gobierno busca «emplear al personal adecuadamente en puestos adaptados y economizar la contratación de recursos externos en seguridad privada», declaró –en palabras recogidas por Europa Press– el coordinador de Seguridad y Emergencias en la comisión. Un proyecto que, según le recordó la portavoz de Seguridad en el PP, Inmaculada Sanz, supondría «sacar a policías de la calle» o, en algunos casos, sustituir su presencia con cámaras. «Sabemos de la presión a la que le someten los más radicales de sus filas para que municipalice todos los servicios, ésos que quieren meter/esconder a la policía en edificios sacándolos de las calles y nombrando comisarios políticos para que se ocupen de la convivencia de todos junto con los vecinos convenientemente empoderados», le lanzó Sanz –que se opone al proyecto y coincide en su opinión con los sindicatos de la Policía Municipal– al delegado, Javier Barbero. La popular solicitó a Ahora Madrid que «no cometan la irresponsabilidad de quitar agentes de las calles para contentar a esos radicales porque no representan las demandas de los madrileños». Desde el CPPM van más allá y recuerdan que estos agentes «no operativos» deben estar destinados a labores de vigilancia de la Unidades de distrito en las que, hasta el momento, los policías de mayor experiencia se dedican a vigilar las armerías de las distintas comisarías. «Ya hay muchas veces que, por una mala previsión, policías operativos se tienen que dedicar a estos servicios. Apostarmos por que esto no vaya en aumento», añadió Leal.

«Este proyecto no pretende quitar agentes de la calle, sino aprovechar los puestos adaptados para labores de seguridad. Y no escondemos a policías en oficinas, sino que reforzamos las unidades integrales de distrito para tener más personal de prevención, que es lo que la gente quiere», añadió Daniel Vázquez

Fuente; larazon.es

Share