Todos somos Yésica y Jose «VIGILANTES» con mayúsculas.

Nota informativa

En apoyo de nuestros compañeros «AGREDIDOS» EN ALGUNOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. (A los que la verdad de los hechos les da igual, solo importa el titular y los clicks)

En la seguridad privada de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) llevamos muchos años haciendo una labor callada y eficaz, al servicio de la ciudadanía.

En el metro, somos quienes estamos al lado de los viajeros y viajeras, de toda  edad  y  condición,  para  ayudarles  en  lo que necesitan,  para  defender los derechos de todos y hacer cumplir las normas mínimas de uso y convivencia en un servicio público que usan a diario decenas de miles de personas.

Además, nuestra plantilla ha tenido en su composición la misma pluralidad y variedad social existente en nuestra sociedad, de la que formamos parte y hemos sido respetuosos con todos los ciudadanos que usan este servicio público, sin distinciones ni discriminaciones.

Pero por hacer nuestra labor muchas veces acabamos siendo nosotros los agredidos, los insultados o los denunciados. Pese a ello, siempre actuamos con la cabeza fría y siguiendo escrupulosamente las leyes.

Desde luego, la intervención de los compañeros Yésica y Jose el pasado sábado 5 de julio, en una situación difícil y complicada, en beneficio de la salud del conjunto de los usuarios, fue eficaz e impecable, cumplieron escrupulosamente su trabajo, sin que nadie resultara herido y se pudo sancionar a un pasajero que ya acumula varias denuncias, no sólo en este caso.

Nuestros compañeros se merecen, nuestra felicitación, apoyo y reconocimiento. Más aún en estas horas en que, a través de las redes sociales, algunos están usando el caso (desde el desconocimiento o la manipulación) para cuestiones políticas que nada tienen que ver con nuestro trabajo.

Yésica lleva solo unos meses en la plantilla, pero su comportamiento en este tiempo es irreprochable y cuenta con toda nuestra simpatía y apoyo.

A José todos lo conocemos desde hace años: Sentido común, cabeza fría, dialogante y procurando solucionar siempre los temas con mano izquierda y cuando tiene que actuar, siempre lo ha hecho con oportunidad, proporcionalidad y congruencia, en una palabra, firmeza dentro de la ley.

De él, hemos aprendido muchos en estos años, en los que ha tenido intervenciones brillantes que lo avalan como un gran profesional y una gran persona. Tanto en auxilio de quien lo ha necesitado como en actuaciones complicadas de seguridad. Tenerlo como pareja en el servicio es una garantía y una seguridad, y es siempre un ejemplo para todos.

Además, en su labor como Delegado Sindical de USOCV siempre ha estado en primera línea defendiendo a los compañeros, con firmeza y sentido común, sin doblegarse nunca frente a ninguna de las empresas.

Fue un puntal en el duro trabajo para conseguir un plus en el metro, luego para defenderlo de quienes pretendían eliminarlo o reducirlo sustancialmente (es uno de los pocos pluses de servicio que siguen existiendo en España), y finalmente en la larga pelea para extenderlo a todos los compañeros. E igualmente ha luchado por las medidas de prevención (espráis, guantes, cuartitos, etc..) o para conseguir que FGV pasara a ser una Infraestructura Crítica, lo que ha contribuido a ampliar la plantilla, en beneficio de nosotros y de los usuarios.

También últimamente, en los meses más duros de la pandemia, ha sido tenaz e incesante en luchar por mejorar la seguridad de los vigilantes en el metro. Y aún sigue luchando por ello, con el apoyo de todo el sindicato.

Ahora que otras personas ajenas al servicio quieren atribuirse la representación de los vigilantes del metro, que solo os corresponde a vosotros, José es alguien que nos llena de orgullo y que merece todo nuestro apoyo, respeto y agradecimiento, siempre estaremos a su lado.

A él, como a otros muchos compañeros y compañeras, se le puede aplicar este antiguo texto que estaba en nuestras cartillas profesionales: “Si acepta el esfuerzo con constancia, la rectitud sin medida, perdonar con gallardía, exigir con humildad, ayudar sin interés y enseñar con complacencia, con el valor de sus acciones  atesorará  honradez,  lealtad,  audacia,  paciencia  y  sabiduría,  y  será entonces un auténtico Vigilante de Seguridad”.

Pese a la campaña mediática, queremos también agradecer a GARDA que apoye totalmente a los compañeros y valore que hicieron un buen trabajo en esa ocasión.

Hoy no es solo que todos estamos con Yésica y Jose, es que todos somos «YÉSICA y JOSE»

Share