Tras una querella de la Fiscalía. Ramírez declara cinco horas por crear supuestas empresas fantasma

Según la querella, existen indicios de hechos presuntamente delictivos que, aparentemente, tenían como finalidad el desvío de fondos desde Seguridad Integral Canaria (SIC) a otras empresas de las que el titular real de las mismas era el propio Miguel Ángel Ramírez.

El mismo, según la Fiscalía, se sirvió de personas allegadas, como familiares y amigos que actuaban como meros detentadores de las participaciones o cargos sociales, para así evitar que fuese descubierta su finalidad real que no era otra que desviar esos fondos para evitar el embargo de SIC.

Y todo ello, presuntamente teniendo en cuenta que los trabajadores de esta empresa estuvieron sometidos a un convenio más restrictivo que el del sector y que fue anulado por el Supremo.