Tres trabajadores del Alcampo de Utrillas (Zaragoza) le salvan la vida a una clienta tras sufrir una parada cardiorespiratoria.

Desfibrilador web

El vigilante de seguridad dio el aviso al ver a la víctima por una de las cámaras. Los tres empleados hicieron uso de un desfibrilador del recinto, tras haber recibido formación previa meses antes.

Tres empleados del centro comercial Alcampo Utrillas, en Zaragoza, le salvaron la vida este jueves a una clienta de 75 años que entró en parada cardiorespiratoria mientras llenaba la cesta de la compra en este supermercado de la capital aragonesa.

Según relatan fuentes de este centro comercial, la víctima se sintió indispuesta en torno a las 11.45 de la mañana, momento en el que uno de los vigilantes del centro se percató de la situación a través de una de las cámaras de seguridad y dio el aviso al resto del improvisado «equipo médico» que este jueves ha salvado la vida de una clienta haciendo uso de un desfibrilador.

La empresa B+Safe, responsable de la instalación y el mantenimiento de este dispositivo, que se instaló en el Alcampo de Utrillas en marzo de 2014, había impartido meses antes una formación para el correcto uso de esta herramienta a ocho trabajadores del centro comercial, entre ellos, el jefe de vigilantes de seguridad, el jefe de la sección de pescadería y la jefa de línea de cajas.
Al comprobar que la señora estaba en parada cardiorrespiratoria, dos de los trabajadores del hipermercado iniciaron un masaje cardíaco y las maniobras de resucitación cardiopulmorar (RCP) necesarias en estos casos para salvar la vida del paciente. A continuación, explican fuentes de ‘B+Safe’, procedieron a aplicar la correspondiente descarga eléctrica para que la paciente recuperara sus constantes vitales y la colocaron en posición de seguridad hasta que llegaron los servicios de emergencia y evacuaron a la mujer al Hospital Militar de Zaragoza. Fuentes hospitalarias confirman que la mujer permanece ingresada en observación del Hospital General de la Defensa, «al tratarse de un desvanecimiento por motivos cardíacos», si bien -añaden- la mujer se encuentra «estable» y por el momento no ha presentado ninguna complicación ligada al episodio cardiovascular sufrido en la mañana de este jueves.

Una rápida actuación, clave para revertir una parada.

Según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), en torno a 100 personas fallecen cada día en España debido a una parada cardíaca, una patología grave que, en muchos casos, se puede llegar a evitar por medio del masaje cardíaco y el uso de un desfibrilador. «Estos aparatos aumentan hasta el 90% las posibilidades de sobrevivir ante un evento cardíaco de este tipo si se atiende al afectado en los cinco primeros minutos», indican fuentes de ‘B+Safe’, empresa encargada de la instalación y el mantenimiento de estos equipos en diferentes centros comerciales de España. Fuentes de la compañía subrayan la importancia de actuar con rapidez ante este tipo de complicaciones, no sin antes haber recibido la formación pertinente en cada caso. «Por cada desfibrilador que instalamos, damos una formación previa a ocho personas del centro comercial, porque el problema de los desfibriladores es que siempre te mueres de miedo cuando tienes uno en la mano y piensas que no vas a ser capaz de salvar esa vida», advierten fuentes de la compañía.

Los tres trabajadores del Alcampo de Utrillas habían realizado recientemente un «reciclaje formativo» proporcionado por el grupo B+Safe para el correcto manejo de cada uno de sus equipos, que incorporan además un módulo de comunicación creado para dotar al desfibrilador DOC de teleasistencia, telecontrol y geolocalización las 24 horas del día. «A través de este sistema, nos enteramos a tiempo real de cuándo se produce una parada cardiorespiratoria y hasta el momento -precisan fuentes de la compañía- la tecnología ha permitido salvar la vida de seis personas que sufrieron paradas cardíacas mientras estaban en hipermercados de Andalucía, Galicia, Madrid y Aragón».

Fuente: heraldo.es

Share