Triste y deslucido 'Día Nacional de la Seguridad Privada'

Imagen2El Secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, presidió el pasado día 21 de mayo, en Madrid, el ‘Día Nacional de la Seguridad Privada’, en un acto en el que estuvo acompañado por el presidente de la Confederación Empresarial de Usuarios de Seguridad y Servicios, Rafael Araujo; la Delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa; el subsecretario del Ministerio del Interior, Luis Aguilera; el Director General de la Policía, Ignacio Cosidó; el Director General de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, y los directores adjuntos operativos de la Policía y de la Guardia Civil, Eugenio Pino y Cándido Cardiel, entre otras personalidades.

A este acto han asistido representando a la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada (FTSP-USO), El Secretario General Antonio Duarte, el Secretario de Formación e Información Basilio Alberto Febles, y los asesores jurídicos Eduardo Serafín de la FTSP-USO, e Ismael Franco de ADR Abogados.

Tras asistir a este acto, no terminamos de salir de nuestra asombro al ver como el lugar elegido para un acto de tanta importancia no solo era de escaso aforo (la mitad de los asistentes tuvieron que permanecer de pie durante todo el acto), sino que además se producía en un Ministerio que nada tiene que ver con nuestro sector.

Al final el acto se convirtió en un clamor en todos los ámbitos, empresarial, sindical y en el de los trabajadores de la seguridad privada a los que hicieron sentir en nuestra opinión como ciudadanos de segunda clase.

Todo esto nos lleva a pensar  que el recinto se elige con la única finalidad de limitar la asistencia desluciendo así la importancia de este acto, siendo el segundo año que desde la organización actúan de igual manera y que más parecía un día de luto que el de la fiesta en que todos deseamos como es el ‘Día Nacional de la Seguridad Privada’.

A modo de ejemplo reseñar que en las diferentes intervenciones, se hizo  escasa mención al reglamento de seguridad privada que va a  ser aprobado próximamente, y tampoco se trato un tema tan importante  para  el sector como es el de la contratación pública.

Entendemos que el día elegido como ‘Día Nacional de la Seguridad Privada’, ha de estar a la altura de la realidad fáctica, han de ir en consonancia con la grandeza e importancia  del trabajo y esfuerzo que todos y cada uno de los operadores que la integran y desarrollan cada día, y ha de ser, en definitiva,  el reflejo vivo y actual de lo que acontece en la calle y que penosamente, en el día de ayer no fue así.

Lamentablemente el acto de ayer, estuvo carente de emotividad, fuerza  y categoría. muy lejos de las expectativas que los profesionales allí presentes esperábamos del mismo.