Un recurso interpuesto por el sindicato USO obliga ahora al Cabildo de Tenerife a tener que contar con una empresa especializada

El Cabildo de Tenerife confirma que, desde que asumió la competencia en la gestión del Parque Nacional del Teide, está obligado a contar con un dispositivo de seguridad que antes se «solventaba» con vigilantes «cuyas funciones eran prácticamente la de informar a los turistas», tal y como ha explicado la consejera  insular del Medio Rural, Isabel García Hernández.

El aumento de los «robos, la delincuencia y los incidentes, a petición de la Dirección del Parque», explica García Hernández, llevo al Cabildo a tener que contar con agentes rurales cuyas funciones son las de «poder portar armas o levantar actas, tal y como haría un vigilante de seguridad».

Amplía esta noticia en la fuente

Share